El PAN debe ser un partido con alma

Cuando me afilié al PAN su Presidente Nacional era Carlos Castillo Peraza. Lo recuerdo hablando en el mitin de cierre de campaña de Diego Fernández de Ceballos y en la rueda de prensa que anunciaba la candidatura de Felipe Calderón a la gubernatura de Michoacán. Lo escuché en la campaña de éste un par de veces, me deslumbró en un par de encuentros juveniles a que asistió, me conmovió su discurso en la Asamblea Nacional previa a la elección de 1997 y una vez en 1998 estreché su mano y me firmó un ejemplar de la revista Palabra, creo que con su ensayo sobre la Mundialización. Su derrota en la campaña por la jefatura de gobierno del D. F. dolió, su renuncia me entristeció profundamente y la noticia de su muerte me asaltó frente a la recepción del comité estatal cuando aun no se nos acababa la alegría del triunfo de Fox, y nunca he podido superar un sentimiento de orfandad respecto a su partida.

Castillo Peraza supo poner en clave contemporánea la doctrina panista y articuló la transición a la democracia en México, como legislador, como Presidente del PAN, como candidato, como pensador e intelectual. Su vida es la de un humanista y un demócrata que, no contento con predicar a través de su vasta obra periodística y discursiva, predicó con un ejemplo vertical y contundente la coherencia de su pensar, decir y actuar.

Como ideólogo explicó en un texto magistral (En la alternativa radical: El Solidarismo, 1990) la necesidad y la primacía de la política y nos dio una definición a la que asirnos en esta tarea tan elusiva: “la acción consciente y orgánica de las personas que toman en sus manos, con instrumentos técnicos orientados por la ética, su propio destino común”.

Como Presidente Nacional ante la XL Convención presentó una de las piezas retóricas más trascedentes del la historia reciente del PAN, que nos define y nos convoca a lo mejor de nosotros mismos: “Somos una fuerza con autoridad. La misma fuerza cuando nos oponemos, cuando gobernamos, cuando luchamos, cuando dialogamos y cuando proponemos. Somos una fuerza, porque asumimos con entereza, honestidad, sensatez y voluntad de bien la complejidad de la realidad nacional y la realidad del partido que hemos llegado a ser. Somos, y lo decimos con legítimo orgullo, en el México de hoy, la fuerza de la democracia”.

A pesar de que renunció al PAN en 1999, el 4 de julio del 2000 celebró en un texto que publicó El Universal la victoria del PAN, y al cual llamó La Hora Feliz y que sentenciaba “Otro México, por fin” y en eso acertó una vez más. Pero advertía “Los mexicanos ya nos dimos la oportunidad, pero no basta el hecho fundacional de habérnosla dado. El sistema democrático no garantiza por sí mismo ni fatalmente el desarrollo material, la justicia social ni el Estado de derecho. Pero la oportunidad ha sido creada. Irresponsables y suicidas seríamos si no la aprovechamos”.

Unas semanas después falleció prematuramente. Ya no vivió para ver la banda presidencial cruzar el pecho de Vicente Fox ni de Felipe Calderón. Tampoco estuvo para advertirnos de los peligros que escondía el ejercicio del poder, ni para guiarnos desde su lucidez en la etapa del gobierno. Nos tenemos que conformar y ¡vaya que no es poco!, con su enorme legado intelectual y político, y estamos obligados no a santificarlo sino a practicarlo.

Especialmente ahora, que inicia una nueva etapa en la historia del PAN su sueño de “un partido claro y bien organizado por claro” cobra absoluta vigencia, urge “un partido que se siente a pensarse a sí mismo frente a retos nuevos” como él lo expresó ante el Consejo Nacional en 1993 y más que nunca debemos recordar que “una organización sin alma se muere de sí misma, se carcome a sí misma: es una serpiente que se muerde la cola” y por lo tanto decidir ante la disyuntiva de “el partido que tiene maquinaria pero no tiene alma (…) o el partido que le va a decir a México como le dijo Gómez Morín, con cincuenta años de anticipación, cómo iba a ser su futuro”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s