Autonomía contra democracia. ¿Cuál debiera prevalecer?

Esta semana el Senado remite a la Cámara de Diputados la minuta que contiene las reformas a la Ley Federal del Trabajo con las consideraciones de ésta en su carácter de cámara revisora, centradas en las reglas que rigen la vida interior de los sindicatos e introducen principios de transparencia y democracia. A esta propuesta se oponen no sólo los sindicatos más antiguos y corporativos, sino el partido – y los legisladores de él emanados – que mayores vínculos tiene con ellos y que más se ha beneficiado del corporativismo sindical: el PRI. Su argumento central es la defensa de la autonomía sindical, sin duda un valor en sí mismo que merece ser defendido, pero puesto en perspectiva, no como regla suprema que se imponga a todo lo demás.

El debate entre la autonomía, la democracia, la transparencia y la rendición de cuentas no es nuevo ni privativo del ámbito de los sindicatos, es un debate que ha acompañado a la transición democrática desde sus origines. Cuando el sistema autoritario del priísmo vivía sus días de esplendor, la autonomía sindical no existía, desde el partido o desde el poder se marcaban las líneas que los sindicatos, como engranes del sistema debían seguir y seguían. Por supuesto tampoco había transparencia, rendición de cuentas ni democracia, pero los valores – si les podemos llamar así – eran compartidos, no importaba la intromisión porque había consenso en el resultado.

Con el inicio de la transición, el respeto de la autonomía sindical fue una exigencia opositora, para que los sindicatos o sectores de sindicatos que dejaban de apoyar al PRI pudieran sobrevivir. Sin embargo, los núcleos duros de los grandes sindicatos afines al régimen se mantuvieron como aliados del PRI aún en su tránsito por la oposición y nunca cambiaron ni su visión de la realidad, ni sus reglas, ni sus prácticas, ni a sus vetustos líderes, salvo cuando estos fallecían, claro está.

En México vivimos una paradoja, muchos espacios donde se gestó la transición política como municipios, estados, congresos locales, universidades y sindicatos, para los que se reclamó autonomía frente al poderoso sistema, después de la alternancia en el gobierno federal se convirtieron en el refugio de los viejos actores autoritarios del sistema y se apropiaron de la bandera de la autonomía para preservar estos espacios no para la libertad, si no para el control, no para la rendición de cuentas sino para la obtención de beneficios privados a partir de los recursos públicos. Tuvieron éxito y hemos batallado durante más de una década con duros enclaves del autoritarismo que han retrasado y complicado nuestra transición y que no dejan de soñar con una restauración del viejo régimen.

Por eso la reforma propuesta por los Senadores – obvio con la oposición del PRI y sus satélites – es un paso fundamental en la transición. Vulnera algunos de los principales enclaves autoritarios del sistema, algunos de ellos fundamentales para el regreso del PRI al poder y que representan las mayores amenazas de regresión autoritaria.

El futuro de la reforma laboral, y en particular de la transparencia y la democracia en la vida sindical es incierto. Puede darse marcha atrás en la Cámara de Diputados, recibir el veto presidencial si no se publica antes del primero de diciembre o sufrir una contrarreforma en los años por venir, aún si llega a la ley, pudiera sufrir el virreinal destino de muchas de nuestras leyes, publíquese pero no se cumpla, que tan bien se le da al PRI, y cuyo gobierno sería el responsable de hacerla cumplir.

Sin embargo, creo que ya hemos ganado, estos duros núcleos autoritarios que siguen resistiendo en México no cederán fácilmente, pero al llevar al debate parlamentario los temas y dar la batalla en este ámbito, la transición democrática seguirá avanzando, lo cual no importa cuán lento sea éste, siempre es buena noticia.

Posdata

El pasado 21 de octubre falleció Don Efraín González Morfín, candidato presidencial en 1970 y presidente nacional del PAN en 1975. Humanista, ideólogo, político, maestro. Corresponde a quienes nos quedamos por acá, aquilatar su legado y usarlo como carta de navegación en nuestro hacer cotidiano. Descanse en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s