El Supersecretario

¿Qué tienen en común una peregrinación, una pelea de gallos y un reclusorio? ¿O un periódico semanal, una reunión del gabinete y la atención de un desastre natural? ¿O el Diario Oficial de la Federación, una patrulla de Policía en la autopista y el permiso para que Vilar juegue en el Morelia? Podríamos seguir por un buen rato, si no se le ocurre a usted una respuesta, permítame darle una pista: que todos esos asuntos son responsabilidad del mismo funcionario, el Secretario de Gobernación.

La Segob es una dependencia peculiar, rodeada del oropel de ser la primera y más importante, la responsable de la política interior y la coordinación con los poderes, es un amasijo de atribuciones que se han ido acumulando por virtud de caprichos presidenciales más que de planeación de la función pública.

Por ejemplo, la Dirección de Juegos y Sorteos que remonta sus orígenes al Gral. Lázaro Cárdenas que pensaba que los mexicanos no estábamos capacitados para las apuestas y los juegos de azar y por ello si alguien organiza una pelea de gallos en Coahuayana debe contar con un permiso de la dependencia. O una de las joyas de nuestro pleistoceno político, la Segob lleva un registro de las publicaciones impresas, los locutores de radio y tiene atribuciones para censurar películas y programas de televisión en los tiempos de You Tube. También existe un área encargada de vigilar el respeto a los Derechos Humanos y los tratados que ha firmado México al respecto, pero hay otras del mismo nivel jerárquico en Relaciones exteriores y la Procuraduría General de la República, era la moda del foxismo. La Segob regula las iglesias y los actos de culto público, apostilla títulos, legaliza documentos, imprime el Diario Oficial, coordina la protección civil, la inteligencia y contrainteligencia, la migración, el Instituto de Estudios de la Revolución Mexicana, la distribución de banderas a las escuelas, la relación con las entidades federativas, los poderes de la Unión y las organizaciones sociales, además ahora coordinará el gabinete y será responsable de la Policía Federal y del sistema penitenciario, y todo esto es solamente un esbozo de sus alcances.

Muchas de estas atribuciones son fruto de ocurrencias que ni los gobiernos priístas ni panistas tuvieron la claridad y la entereza de desmantelar. Es parte del mito de los superpoderes del Secretario de Gobernación, pero con la recién aprobada reforma del Presidente Peña, se han agregado todas las facultades de seguridad pública de la Federación y la coordinación de las demás secretarías de estado, tareas críticas y de la mayor responsabilidad.

Creo que todo Presidente tiene su modo de matar pulgas o como se dice en forma rimbombante, su estilo personal de gobernar y es respetable, es su derecho, pero hay cosas que no pueden funcionar. Mas que preocuparme la politización de la policía o la persecución policiaca de la política me preocupa la (in)eficacia gubernamental que tal concentración de atribuciones puede generar. No veo la reedición de la Dirección Federal de Seguridad torturando opositores en Lecumberri (inmueble que por cierto administra la Segob como parte del Archivo General de la Nación), sino la existencia de una dependencia obesa y confusa, agobiada por nimiedades que debiera atender alguien más o que no deberían acaso existir, pero también con demasiados asuntos primordiales en las manos. Para acabar pronto, veo a la Segob con muchas cazuelas en la lumbre.

A mi me gustaría un modelo de gobierno en que toda la procuración de justicia, la persecución de los delitos y la ejecución de las sanciones estuviera bajo un solo mando, el del Procurador General de la República, que ya es ratificado por el Senado y nos ahorraría otro debate. Me gustaría una ágil Secretaría del Interior que se ocupara de todos la seguridad que no tiene que ver con la policía: aduanas (hoy en Hacienda), migración, protección civil. Y una muy sólida Jefatura de Gabinete que se hiciera cargo de la coordinación de las secretarías y de la relación con los poderes de la Unión y las entidades federativas. Pero ése sería mi modo de matar las pulgas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s