Perspectivas 2013

El dios Jano

 

Y recién ha iniciado el 2013. Dice Charles Lamb[1] que nadie puede ver con indiferencia el primero de enero. Los romanos bautizaron el primer mes del año en honor del dios Jano, un ente bifronte que con una cara miraal pasado en tanto que su lado opuesto observa el futuro. Cada año llegamos a esta hora de Jano en que es necesario y útil recapitular el ciclo inmediato anterior y, ¿por qué no?, anticipar un poco lo que puede acontecer en los meses por venir. Así que manos a la obra.

El gobierno de Enrique Peña Nietorecién comienza, y con gran habilidad ha usado su ‘bono democrático’ para impulsar su agenda. Su narrativa es que el nuevo gobierno ha puesto al país en marcha, así que seguiremos viendo la presentación de iniciativas y propuestas que reforzaran la idea de avance. Sin embargo, en algún momento, quizá hacia el segundo semestre, las iniciativas de reforma energética y fiscal llegarán al Congreso de la Unión y la luna de miel con el electorado terminará. Esto no quiere decir que estas no puedan prosperar, al menos parcialmente, pero el Presidente enfrentará entonces las auténticas divisiones profundas, las rupturas que existen en la sociedad mexicana.

Los partidos opositores al PRI vivirán un año difícil. El PRD continuará su proceso de escisión. Durante el primer semestre AMLO y sus fieles consolidarán Morena y se encaminarán a las elecciones locales de julio con la pretensión de desplazar a su antiguo partido a la marginalidad y tomar el liderazgo de las izquierdas. Las expresiones moderadas tendrán que jugar sus cartas con inteligencia o de lo contrario verán reducida su base electoral y a sus electores migrar hacia una izquierda antimoderna, beligerante y radical, pero mucho más atractiva.

En la cancha del PAN continuarán la confusión y la guerra de baja intensidad entre sus diferentes grupos internos. La dirigencia de Gustavo Madero llegará a su fin en diciembre y en el primer semestre se renovará el Consejo Nacional y se llevará a cabo una reforma estatutaria que se anticipa de gran calado, pero que adolece de claridad. El PAN corre el riesgo de ser ‘triangulado’ por la agenda modernizadora del Presidente Peña, es decir, que electores típicos del PAN sean atraídos por un PRI que se muestra capaz de avanzar en los temas económicos en un ruta semejante a la trazada por los gobiernos de Fox y Calderón, pero a mayor velocidad. Ante la cercanía temática con el gobierno, otros electores panistas de línea más dura, pudieran buscar en la izquierda más radical una ruta de oposición más beligerante.

Aún cuando todo apunta a que el PRI se mantendrá disciplinado en torno al Presidente Peña, al interior de ese partido existen fuertes pugnas tanto ideológicas como de pragmática disputa por el poder.  Desde antes de la campaña presidencial, éstas han quedado postergadas ante la posibilidad de recuperar la Presidencia de la República, y ahora la consolidación de su poder, pero la reedición simple y llana del presidencialismo previo a la transición es poco probable. El PRI es el actor partidista más importante, y también el más complejo, por ello habrá que observarlo con atención, pues en sus delicados equilibrios estará la clave de importantes temas nacionales.

Considerando que el primer domingo de julio se efectuará la renovación de más de un millar de ayuntamientos y los congresos de una docena de estados, el PRI tratará de extender su buena marcha evitando temas polémicos y aprovechar la debilidad de sus opositores en el primer semestre del año y aprovechar para recuperar el terreno que perdió en 2010, la última vez que tuvo resultados significativos adversos en las urnas, perdiendo por ejemplo, Puebla, Oaxaca y Sinaloa.

En Michoacán, atestiguaremos un despegue o relanzamiento del gobierno de Fausto Vallejo, que contará con un más amplio margen de maniobra financiera y se beneficiará del despliegue de la estrategia nacional del gobierno federal y del PRI. Pero para el gobierno estatal el reloj corre y se agotará mucho antes que para las autoridades federales, por lo tanto, el gobernador tendrá prisa. Por otro lado, el momento de fijar su postura en relación con la deuda y las responsabilidades del gobierno anterior no podrá ser postergado más. Sin embargo, el 2013 será el año de mayor estabilidad política para nuestro estado en un largo tiempo y puede representar una oportunidad histórica de avanzar en temas de fondo con la cooperación de los principales actores.

Por otro lado, los dos grandes temas, la seguridad y la economía mantendrán su curso sin mayores cambios. La inseguridad, como incluso prueban las cifras de homicidios de diciembre, se mantendrá en los mismos niveles y la estrategia será fundamentalmente la misma, salvo que el tema saldrá de los titulares noticiosos. Por otro lado, México se beneficiará de las estrategias anticrisis de Estados Unidos, Europa y Japón, pero la economía y el empleo crecerán al mismo ritmo que los dos años anteriores.

En resumen, los cambios serán más de percepción que de fondo, el riesgo de la polarización política nos seguirá acechando y el PRI tendrá otro buen año gracias a sus erráticos opositores. Lo interesante vendrá con la reforma hacendaria hacia el fin del año.

Veremos.

IMG_0144


[1] Charles Lamb. En la noche de Año Nuevo. Letras Libres diciembre 2012.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s