Por sus frutos los conoceréis

Esta es la regla bíblica que propongo para juzgar la liberación de Florence Cassez.

Qué buenos frutos se han alcanzado con la concesión de un amparo liso y llano a aquella de cuya culpabilidad no se ha establecido duda, sino que se le ha liberado por considerar que el proceso que se llevó en su contra no cumple con todos los requisitos legales, en su mayoría tecnicismos, pero cuya sentencia había sido dictada por un juez y dos veces confirmada. Yo digo que ninguno.

De un montaje a otro

En primer lugar se ha dado un mensaje de impunidad. Los criminales no son castigados siempre y cuando, tengan los medios para contar con una defensa, legal, política, mediática y diplomática lo suficientemente poderosa para oponerse al estado mexicano.

Los derechos de las víctimas a la justicia y la reparación del daño son de segundo orden. Las víctimas pueden ser atropelladas por el criminal y olvidadas por la autoridad, nada tienen que decir en la liberación de sus ofensores.

La autonomía del Poder Judicial y de la Suprema Corte de Justicia está en entredicho. Hace apenas unos meses la misma opción del amparo liso y llano fue rechazada por la misma Sala de la Corte. Hoy con un nuevo Ministro (Gutiérrez Ortiz Mena), que tras una tortuosa elección en el Senado, con una fuerte influencia del PRI, el fallo es aprobado por mayoría. El Poder Ejecutivo ejerce una fuerte influencia en las decisiones del máximo tribunal una vez más. Mala señal para el comienzo de un sexenio.

Los ministros de la Corte pretenden ser intocables. En una etapa en que todo personaje público está sujeto a escrutinio y crítica revisión de sus actos, los ministros esperan quedar indemnes ante quienes discrepamos de su decisión y se les ve indignados ante la crítica.

El Presidente supedita el interés nacional a la agenda política de su partido. Más le interesa mandar el mensaje que los gobiernos del PAN todo lo hicieron mal y el suyo desfacerá todo entuerto, que preservar la fortaleza de nuestra recién construidas instituciones. Primero el aplauso fácil, luego los asuntos de Estado.

Un defensor de las víctimas de la delincuencia queda desnudo como un ariete político del PRI. Javier Sicilia, ruidoso y rijoso ante todos, de Calderón a Arpaio, de Cuernavaca a Harvard, no dijo una sola palabra en defensa de las víctimas de Los Zodiacos, banda de Cassez, a solo unos días de ocupar los titulares cuando disparaba elogios al Presidente Peña por expedir la deficiente Ley de Víctimas. Por si dudaba alguien de sus filias.

Todo funcionario puede quedar impune, menos ante los medios de comunicación. Genaro García Luna está en la picota, una vez más, por el montaje que empañó la captura de Cassez y sus cómplices. Para los medios y la opinión pública ya es culpable, paradójicamente de presentar a una banda de secuestradores como culpables ante los medios y la opinión pública. No se ve en el futuro inmediato un proceso de responsabilidad administrativa, política o penal en su contra. A sus enemigos les basta el linchamiento mediático, del que es más difícil defenderse.

El prestigio internacional de México está lastimado. El expresidente francés, Sarkozy, en el momento que su popularidad era menor que la de Leonel Godoy y buscando la reelección, se lanzó a buscar la libertad de una francesa encarcelada del otro lado del mar en una república bananera. Esa es la historia que el gobierno de Francia ideo y propagó por el mundo. Durante algunos años el gobierno mexicano la enfrentó con otra muy distinta: el nuestro es un estado moderno de leyes y tribunales donde se castiga a los delincuentes. Hemos claudicado en esa defensa, para decir antes sí éramos salvajes, hoy ya no.

De delincuente a celebridad. El escándalo ha producido una estrella, la señora Cassez se reúne con políticos, actores y distinguidos franceses, ocupa los medios electrónicos y las primeras planas, reafirmando su inocencia, la injusticia sufrida y su frivolidad.

Con el precedente de la liberación de Cassez, muchos otros delincuentes pueden ser liberados, pues los argumentos, excepcionales y débiles que sustentaron el amparo que le fue concedido pueden asestar muchos golpes más a la justicia mexicana y a las víctimas de esos criminales. Lo cual seguiría sentando bien a la narrativa presidencial, por lo que es de esperarse.

Nuestro país ha tenido un retroceso enorme con la decisión de una Sala de su Corte Suprema, que no de toda ella, en especial hay que reconocer a los ministros Cossío y Pardo su voto contra el proyecto. Pero esta es un señal temprana de lo que puede ser una restauración autoritaria, regresar al país de la justicia politizada, el Poder Judicial sometido y las víctimas ignoradas. Esos son los frutos que podemos reconocer, y hablan muy mal de su árbol.

Lo seguimos comentando en tuiter: @antplaza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s