¡No Monex!

Monex

El pasado 22 de enero el Consejo General del IFE resolvió no sancionar a la Coalición Compromiso por México (PRI – PVEM) por considerar que la queja presentada originalmente por el PAN y secundada por la Coalición MovimientoProgresista (PRD – PT – MC) en relación con la distribución de muchos millones de pesos a través de monederos electrónicos del Banco Monex antes de la elección presidencial del 1º de julio. Lo cual desató una nueva tormenta en torno a la credibilidad del IFE y sus consejeros y a la legitimidad del Presidente.

En resumen, la investigación del IFE arrojó que en marzo el PRI contrato con la empresa Alkino un mutuo (préstamo) por 66.3 MDP, que ésta a su vez contrato mediante el mismo instrumento con la empresa Atama, que contrato a la empresa Inizzio para adquirir las tarjetas del Banco Monex y dispersarlas. El dinero, un total de 71.8 MDP, llegó a Monex procedente de más de una decena de personas físicas y morales mediante depósitos en otros cuatro bancos. Cabe recordar que las empresas mercantiles tienen prohibido aportar dinero a los partidos políticos y las personas morales tienen límites a la cantidad que pueden aportar, ambos candados fueron burlados por este mecanismo.

El informe del IFE consideró que el PRI no violó estas disposiciones porque entre el 13 de julio y el 9 de agosto abonó un total de 49.2 MDP a Alkino por concepto del contrato de mutuo. Después de la denuncia del PAN que detonó el escándalo (presentada el 26 de junio) , por supuesto después de ganar la elección e incluso, el 60% de esos pagos se realizaron después del 23 de julio en que la Unidad de Fiscalización del IFE admitió las quejas a trámite e inició la investigación. Es decir el PRI, al verse descubierto, subsanó parcialmente su grave falta pagando el dinero (liquidó el adeudo el 1 de noviembre). Este razonamiento, así de obvio no fue considerado por el IFE.

Denuncia Monex

Por otro lado, el resultado de la investigación del IFE arroja que el 88% de los recursos dispersados (44.6 MDP) fueron extraídos en efectivo de cajeros automáticos en todo el país, por lo que el destino de los mismos no puede considerarse nada claro, y que echa por tierra las restricciones que impone el IFE al gasto de los partidos políticos, con las que los obliga a no realizar operaciones en efectivo y sin comprobantes fiscales, pero si les permite dispersar a través de monederos electrónicos sin destinatario ni destino cantidades multimillonarias.

En este tema si repararon cuatro consejeros electorales que propusieron sancionar por ello al PRI, pero una mayoría de cinco consejeros se opuso y le permitió al tricolor salir indemne de la queja.

A estos hechos han venido ha sumarse la renuncia al IFE del consejero Sergio García Ramírez – hombre afín al PRI – quien incluso se había excusado de conocer del asunto y que terminó participando y rompiendo el empate a favor del  PRI. Además del proyecto en que se da a conocer que la misma Unidad de Fiscalización, ahora considera que el PRI novioló el tope de gastos de campaña presidencial, a pesar de haber considerado en su dictamen del caso Monex que debían añadirse a estos gastos 50.5 MDP. Es decir, la única promesa de sancionar la conducta del PRI terminaría por esfumarse en este último dictamen.

CG IFE

La nota sin embargo, es la sanción de casi 130 MDP a la Coalición Movimiento Ciudadano por violar el tope de campaña y el debate que se ha desatado sobre lo que debe considerarse y no gasto de campaña y lo que corresponde a las diferentes campañas, con lo que se ha tendido una densa cortina de humo sobre los restos del naufragio de la queja del caso Monex.

Finalizo con dos reflexiones:

Primero. El IFE, si bien menos cuestionado que en 2006, deja una estela de dudas e impunidades, en que el éxito electoral del PRI, el número de votos con que obtuvo la victoria, son el único argumento de legitimidad. Mal precedente.

Segundo. Nuestra legislación tiene deficiencias importantes. Apunto una muy pertinente: dividir el gasto de los partidos en ordinario y de campañas, y este a su vez en las diferentes campañas y permitir el prorrateo entre candidatos obscurece el fondo importante: cuentas claras de lo que gastan los partidos y que esto no haga la contienda inequitativa. Importante pendiente en la agenda.

Así que señores consejeros del IFE: ¡No monex con esa resolución!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s