El pragmatismo como doctrina

El PRI celebró sus 84 años – de la fundación de su abuelo el Partido Nacional Revolucionario – yendo a su XXI Asamblea Nacional en la que realizó sin oposición, con absoluta tersura y hasta con algo de sigilo, importantes cambios a sus estatutos, que incluso tendrán trascendencia más allá de su vida partidista e impactarán en los temas más importantes de la vida pública.

enrique-pena-nieto-en-el-pri-619x348

El PRI se ha caracterizado a lo largo de su historia por el pragmatismo. Ha sido socialista a ultranza con Cárdenas, proempresarial con López Mateos, populista con Echeverría y neoliberal con Salinas solo por citar los extremos de las modas sexenales. Durante los sexenios en que el PRI se vio en la oposición también se adaptó a las circunstancias y fue un opositor populista, duro crítico del gobierno y federalista por conveniencia pues su núcleo de poder se hallaba en los gobiernos estatales.

El PRI reinstalado en el gobierno federal, fiel a sí mismo, se reinventa para afrontar su nueva realidad.  Tras doce años de oposición, la falta de su jefe natural el Presidente de la República, supuso tras marcadas crisis de autoridad, un rediseño institucional que se hallaba de nuevo desfasado de la realidad con el regreso al poder.

images-1

Carlos Salinas, asumió el poder tras el enorme cisma que provocó la disidencia de Cuauhtémoc Cárdenas y tuvo que reestructurar a su partido para enfrentar un país convulso y una mayor competencia electoral. Cuando tras la presidencia de Colosio y el uso del Solidaridad como plataforma política parecía haberlo logrado, pero el asesinato de Luis Donaldo y la llegada de Ernesto Zedillo, su enfrentamiento con Salinas, el homicidio de Ruiz Massieu y el costo político de la crisis del 95 volvieron a sacudir al viejo PRI. Zedillo ajustó a su manera. Prometió sana distancia entre el PRI y el gobierno y tuvo un proceso electoral para elegir al candidato presidencial en el 2000, fruto de un partido con fuertes divisiones en que ya se cuestionaba y desafiaba la autoridad presidencial. De hecho en este periodo surgieron los candados que vedaban la candidatura presidencial para quien no hubiera ocupado cargos partidistas o de elección popular.

Unknown

Tras la derrota en el 2000, Roberto Madrazo asumió el control y trató de concentrar el poder en la presidencia del partido, tras la ruptura con Elba Esther Gordillo entonces su compañera de fórmula en la secretaría general y luego coordinadora de los diputados federales, llevó la coyuntura opositora al intento foxista de un IVA generalizado a los estatutos. Madrazo se enfrentó a los poderosos gobernadores de su partido y tras derrotar a Montiel exhibiendo su enorme enriquecimiento se hizo con la candidatura presidencial, y entonces los vencidos le hicieron pagar el precio. Así en el sexenio de Calderón fueron los gobernadores quienes ejercieron el poder real al interior del PRI, al punto que uno de ellos se convirtió sin oposición alguna en candidato y Presidente.

images                TUCOM

Los cambios que se han impulsado en la Asamblea del PRI desde la Presidencia de la República son claramente en dos sentidos. Primero busca reformar la posición del partido en relación con el IVA y con el régimen del petróleo. El PRI sabe que ambas reformas son esenciales para el país y que no hay alternativas disponibles. Sabe bien que además la oportunidad es única pues el PAN – a diferencia de ellos mismos – está dispuesto a postular desde la oposición lo que sostuvo como gobierno y a colaborar con la administración de Peña Nieto en estos rubros torales para la modernización del país. Así que han limpiado del camino el obstáculo interno, que cargaban en sus propios estatutos, para transitar hacia las reformas fiscal y energética.

Por otro lado, había que reacomodar los mecanismos institucionales para que el Presidente de la República tenga el mando indudable de su partido, no sólo de facto, sino formalmente. Para empezar se ha deshecho de las ataduras que en su momento se impusieron a Ernesto Zedillo para que sólo pudiera impulsar como candidatos a priístas de larga trayectoria y se ha creado una posición a medida para encabezar a su partido como Presidente de la Comisión Política Permanente. Desde ahí regirá los destinos del PRI, ahora que el poder real del partido se encuentra de nuevo en Los Pinos y ya no distribuido en las gubernaturas o en las coordinaciones parlamentarias.

Comida_Gobernadores_Pen771a_Nieto-1

Con esta asamblea el PRI refrenda su carácter pragmático, que supera cualquier ideología y confirma que su vocación es el poder político y que lo ejerce como antes, como siempre. Sin duda, es eficaz. Democrático no, congruente tampoco. Pero es la realidad y es el PRI redivivo, reinstaurado, que de nuevo nada tiene, y al que hay que vigilar día y noche para que no imponga su mano autoritaria sobre la sociedad mexicana nunca más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s