Se llama democracia

El pasado sábado 16 de marzo el Partido Acción Nacional celebró su 17ª Asamblea Extraordinaria con el propósito de reformar sus Estatutos, por primera vez desde la derrota del año pasado y desde que entregara la Presidencia de la República. En lo personal esperaba un proceso anodino en que se impondrían los intereses de los grandes grupos del partido y no habría cambios sustanciales sino ajustes burocráticos.

images  images-3

Pero me aguardaba una sorpresa mayor. Hacía las tres de la tarde un mensaje de Whatsapp me sacudió la apatía y el cansancio que me habían vencido y dejado en casa: Javier Corral – a quien he elogiado y censurado en esta misma columna – proponía la elección del Presidente del CEN y de los presidentes estatales por voto directo de la militancia y –aquí lo increíble – la propuesta prosperaba, era aprobada por casi unanimidad ante la incredulidad de los integrantes del CEN.

images-2

Sentí que me alcanzaba un rayo. Deseaba estar ahí para sumarme a la defensa de una idea que postulo desde hace tiempo, para celebrar junto a otros panistas de a pie. Pero la distancia del hecho y de su euforia, también me hacen tomar conciencia del largo camino que el partido en el milito y al que tanto quiero, tiene que recorrer para ser más democrático y más ciudadano, ya ni hablar de recuperar las preferencias mayoritarias del electorado.

images-4

A las pocas horas se perdía el quórum de la Asamblea – un poco por falta de pericia y un poco por perversidad – dejando en el aire las reformas alcanzadas, pues los acuerdos son válidos, pero los actuales Estatutos siguen vigentes en tanto no concluya la Asamblea, lo que dará tiempo y oportunidad a los defensores del status quo de reponerse de la sorpresa y tratar de detener los cambios.

Ciertamente, la propuesta de Corral no estuvo articulada con el resto del texto propuesto por la comisión revisora y un cambio de ese calado requiere una adecuación mayor de todos los reglamentos del partido y supone riesgos que hasta ahora le son desconocidos al PAN, reclamará entre otras cosas un órgano electoral interno auténtico y solvente, pero la parte más difícil, la que algunos considerábamos una utopía, se ha aprobado por una Asamblea Nacional y ahora la reforma se requiere para retirar la elección universal no para establecerla.

Eso aunado a que ahora el Consejo Nacional será electo en los estados y no a nivel central, le darán al PAN una dinámica completamente distinta. Más democrática, federalista y ciudadana. Considero que mucho más adecuada para enfrentar los nuevos tiempos de partido de oposición en que precisamente, nuestra recuperación pasará por ser exitosos en las elecciones locales, puntualmente municipales, y por ganar distritos federales en la elección intermedia, para lo que necesitaríamos ser democráticos, federalistas y ciudadanos.

Parte fundamental en el futuro de Acción Nacional será la batalla para aterrizar la reforma y las resistencias a la misma. Este proceso resultará decisivo. La reforma como está no sirve de nada, incluso puede ser una herida de muerte para el panismo, y solo será tan buena como su reglamentación. Por otro lado, si la sangre llega al río en esta batalla, en el momento de particular debilidad que vivimos en el PAN, las consecuencias pueden ser funestas. Podemos enfrentar un escenario de incertidumbre y conflicto que termine por destruir la autoridad de nuestras vapuleadas dirigencias.

images-6

Sin embargo, soy optismista. La reforma aprobada por la Asamblea, aun trunca, aun en el limbo jurídico, asechada por los cancerberos de la cúpula, es a cabalidad un relámpago en la oscuridad. Inesperada, que ilumina un instante pero cuya luz no basta, que nos da esperanza, que nos da temor, que trae incertidumbre, una bienvenida incertidumbre cuando nos habíamos acostumbrado a un marasmo de mediocres y autoritarias certezas.

En otro extremo del partido, el expresidente nacional Germán Martínez ya responsabiliza a Madero de la perredización del PAN y se pregunta en voz alta qué es este desfiguro de que los militantes elijan al Presidente Nacional. Y sugiere, amenaza, acudir al Tribunal Electoral si es preciso, para dar marcha atrás a tan terrible desatino. Es solo el primero de muchos. Grandes son los intereses que se tocan a pesar del mal momento que atraviesa Acción Nacional.

images-8

No puedo despedirme sin contestar la pregunta de Don Germán: este desfiguro se llama democracia, y sí tiene incontables complejidades, tantas que a veces nublan sus virtudes, que sólo se revelan cuando tenemos la poca fortuna de vivir sin ella. Se llama democracia y no me sorprende que algunos panistas no la reconozcan cuando aparece, no me sorprende que la teman y la rechacen. Ojalá tengan que acostumbrarse a ella, por el bien del PAN y de México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s