7 de julio. Lo que está en juego.

Que a los michoacanos nos digan que estamos en año electoral nos suena ajeno. Hoy descansamos de las campañas y los candidatos después de un intenso maratón de más de 15 meses que representaron los procesos local y federal en forma consecutiva, pero el 7 de julio tendremos una jornada electoral muy intensa y cuyo desenlace incidirá en la forma en que los partidos y el gobierno convivirán en los siguientes meses.

El 7 de julio hay comicios en 14 estados, donde viven más de un tercio de los mexicanos (37.4%) y se renovarán 1348 de los 2457 ayuntamientos del país (55%) y 432 de los 1138 legisladores locales (38%). Hay que resaltar de ese universo las 13 ciudades capitales y otros 15 municipios que tienen más de 200,000 habitantes.

mapa_electoral_2013_1

En eso y el equilibrio de fuerzas al interior de los Congresos se medirá la victoria o derrota electoral de los partidos. Hay que tener presente que cada uno de los partidos juega una elección distinta, es decir, los resultados significan cosas muy distintas para cada uno de ellos, tanto por la historia de los resultados electorales, las posiciones actuales y el momento político que cada uno vive.

La única gubernatura en disputa es la de Baja California que ha estado en manos del PAN desde 1989 – sí hay electores que nunca han tenido un gobernador que no sea panista – que fue el primer estado en experimentar la alternancia y es bastión albiazul, sin embargo los 5 municipios de la entidad fueron ganados por el PRI en 2010, la elección es cerrada y se ha ensuciado. El regreso del PRI se sumaría a un ciclo de derrotas del PAN que perdería una de las pocas gubernaturas que conserva. Aquí el PAN puede perder mucho y ganar poco, para el PRI si bien sería un triunfo importante, una derrota no es ninguna catástrofe.

images-2

Con excepción de Baja California, Sinaloa, Puebla y Oaxaca los otros 10 estados son gobernados por PRI. El municipio más significativo en disputa es Puebla, que gobierna el PAN. De las restantes capitales solo Oaxaca no está en manos del PRI y de las ciudades con más de 200,000 habitantes solo Cancún, Mazatlán, Tampico, Los Mochis y Tehuacán están en manos opositoras. Por tanto el PAN y el PRD tienen mucho que ganar y poco que perder en este terreno, con excepción de la citada Puebla donde para el PRI recuperar la capital allanaría el camino de regreso a la gubernatura y para el PAN sería un golpe muy duro perderla.

Unknown

Al interior de cada partido los resultados del 7 de julio tendrán lecturas muy distintas. Al PRI por supuesto le interesa ganar y con ello conservar los ayuntamientos que gobierna y la mayorías o primeras minorías al menos, en los congresos estatales. Cada gobernador de ese partido tiene su agenda local que pasa por refrendar su liderazgo y construir desde ahora la sucesión en su entidad, sin embargo un triunfo arrollador le acarrearía al gobierno de enrique Peña Nieto una seria dificultad con sus opositores panistas y perredistas.

Los líderes del PAN y PRD han apostado su propio liderazgo a una estrategia de colaboración con el Gobierno Federal a través del Pacto por México, enfrentando serios cuestionamientos por ello al interior de sus partidos. Su actitud conciliadora hacia Peña resistió incluso el caso del uso electoral de los programas de la Sedesol en Veracruz y el desafortunado espaldarazo de Peña a su Secretaria Rosario Robles. En este contexto, no solo obtener menos de lo que estos partidos tienen al día de hoy, sino el hecho de no obtener una clara ganancia electoral el 7 de julio debilitará las dirigencias de Madero y Zambrano, y dará a los opositores internos de éstos argumentos sólidos para promover una estrategia más crítica y menos obsecuente con el Ejecutivo.

images-1

El resultado es sin duda más relevante para el PAN que para el PRD, que con excepción de Quintana Roo, Oaxaca y Zacatecas siempre ha mantenido un alejado tercer lugar de la más ardua disputa PAN – PRI. También por que una parte importante de los adversarios internos del grupo que controla la dirigencia perredista ha partido ya con López Obrador a fundar Morena y la batalla por el voto de la izquierda se dará hasta el 2015. Gustavo Madero en cambio, tiene ante sí preciosas plazas en disputa y su posible reelección como Presidente del PAN – con método nuevo, previa Asamblea Nacional inconclusa – en diciembre de este mismo año.

Habrá que observar con cuidado los resultados, pues de ellos dependerá el comportamiento de los partidos y el gobierno en el último semestre del año en que se han anunciado las reformas energética y fiscal donde los últimos tres presidentes han logrado muy poco o fracasado rotundamente, así que el asunto no es menor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s