¿Impotentes o perversos?

Los grupos de autodefensa surgieron como consecuencia de la incapacidad del gobierno de defender a los ciudadanos, pero fueron perversamente tolerados para debilitar a los Caballeros Templarios. Hoy el gobierno enfrenta el dilema de desarmarlos, lo que supone perder lo ganado y arriesgarse a lastimar a civiles inocentes o seguirlos tolerando, y además de sentar el precedente del paramilitarismo, arriesgar el surgimiento de una nueva organización criminal que eventualmente sustituya a los Templarios.

 images

Tras los años del gobierno del Presidente Calderón, en que la dinámica en la Tierra Caliente estuvo marcada por el enfrentamiento de la Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios con el Gobierno Federal, con la llegada del Presidente Peña, surgió un nuevo elemento por demás inquietante: los grupos de autodefensa, civiles armados para defenderse de los delincuentes ante el repliegue de las fuerzas federales y la inexistencia de las estatales. Estos grupos han estado marcados de origen por la contradicción. En una cara la historia de heroísmo civil ante la amenaza del crimen, en la otra su carácter paramilitar y las preguntas sin respuesta: ¿Quién los armó? ¿De dónde obtienen financiamiento? ¿Cuál es la posición que tiene el Gobierno Federal respecto de ellos? ¿Hay otras organizaciones criminales detrás de la autodefensa?

Unknown

Estos grupos al principio se explicaron por la impotencia, la incapacidad del gobierno de brindar seguridad a los habitantes de las comunidades de Tierra Caliente y la desesperación de sus pobladores que recurrieron a sus viejas armas de cacería para hacer frente a los criminales, lo cual, con sus bemoles era creíble mientras la acción de estos grupos se limitaba a sus localidades de origen y a salvaguardar sus vidas y su patrimonio. Pero antes de concluir el 2013 iniciaron un rápido proceso de expansión tanto en territorio como en capacidades: armas, vehículos y equipo de comunicación se volvieron ostensibles y abundantes y el objetivo se volvió ambicioso: acabar con Los Caballeros Templarios.

imagen-de-los-grupos-de-autodefensa-rumbo-a-la-toma-de-nueva-italia-el-13-de-enero

Los acontecimientos de los últimos días de diciembre de 2013 y los primeros de este año vuelven cada vez más insostenible la tesis de la impotencia gubernamental y nos enfrentan a la escalofriante tesis de perversidad: que el Gobierno Federal, aprovechando el hartazgo y la desesperación genuina que se vive en la Tierra Caliente, por sí o peor aún con la participación de alguna organización criminal como el Cartel de Jalisco, hayan instigado la formación de los grupos de autodefensa, les hayan facilitado las armas y los recursos necesarios para su despliegue y les hayan tolerado su expansión territorial.

Esta teoría admite una prolongada escala de grises, desde el supuesto más perverso hasta la aparentemente inocente permisividad, glorificada como insurrección ciudadana. No soy afecto a las teoría conspiratorias, creo que lo más simple es lo más probable, y por eso creo que la Secretaría de Osorio Chong, con el oportunismo que ha mostrado inscrito en su ADN, decidió usar a los grupos de autodefensa para debilitar a los Caballeros Templarios, permitiendo su expansión, que se convirtió en una auténtica guerra relámpago hasta que llegó a Nueva Italia, el nodo carretero del sur de Michoacán. Ése fue el primer acto intolerable y la evidencia de que la perversa indiferencia hacia los grupos paramilitares habían ido demasiado lejos.

images-1

El daño está hecho y tras el aparatoso despliegue militar y el aún más aparatoso despliegue político, que incluye por supuesto la firma de un nuevo acuerdo, estéril acto protocolario que alegra el corazón de un príista como ninguna otra cosa, el Gobierno Federal enfrenta las consecuencias de su propia perversidad.

Para los grupos de autodefensa desarmarse en suicida. Y por desgracia mi expresión no es metafórica. En un valle agrícola de poblaciones pequeñas en el que todo mundo se conoce, lleno de intrincados caminos, rodeado de imponentes montañas, a un paso de la sierra, dejar las armas es sentarse a esperar la ejecución propia y de los seres queridos a manos de los replegados y heridos, pero por ello más peligrosos que nunca, sicarios de los Caballeros Templarios.

images-2

El Gobierno Federal no puede mostrarse como un gobierno eficaz y respetuoso de ley mientras los grupos de autodefensa estén armados y patrullen el territorio, pero desarmarlos mediante la fuerza pública supone un reto enorme que ya cobró sus primeras víctimas en la comunidad Antúnez, en el episodio más desafortunado de ésta incursión de las fuerzas militares. Enfrentar la resistencia de los autodefensas supondría también retroceder en los territorios ganados al crimen organizado en la última ofensiva y darles tiempo para que se reorganicen y puedan plantar una mayor resistencia, por lo que el escenario probable es que la tolerancia a estos grupos paramilitares continúe, pero guardando ciertas formas, como ya acordaron con Fausto Vallejo, no ostentarán su arsenal y se mantendrán alejados de las carreteras y las ciudades. El más puro estilo priísta, lo cosmético por encima de lo ético.

images-3

Sin embargo la permanencia de estos grupos supone otros riesgos, el principal, que la Tierra Caliente pase del control de un grupo criminal a otro. No es improbable que en el mediano plazo algunos de los participantes en los grupos de autodefensa se vuelvan consientes del poder que detentan y ante lo costos que resulta mantenerse activos, comiencen a buscar fuentes de financiamiento, y lo que hoy puede ser una contribución voluntaria a la insurgencia ciudadana mañana puede ser extorsión, con lo que el ciclo de violencia y crimen reiniciaría peor cada vez.

El gobierno de Peña Nieto prometió una estrategia distinta y recurrió si no al paramilitarismo, sí a la perversa manipulación de la desesperación de los pobladores del Valle de Apatzingán y como consecuencia de ello, hoy enfrenta dos problemas en lugar de uno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s