Chequeo rápido de una señora de 473 años

Morelia cumplió este mes que expira, 473 años de que fue fundada. Y como debiéramos hacer las personas, vale la pena hacer un breve diagnóstico de los males que la aquejan, para que pueda tener una vida no solo larga, sino saludable y feliz, o mejor dicho, que quienes en ella vivimos hoy y en el futuro la tengamos.

     *  (ver nota al pie)

1579_reinterpretado

Pasemos de la obviedad. La ciudad histórica, turística y cultural, con su belleza y su riqueza, ha sido ampliamente celebrada en estos días, y nuestra capital no ocupa que le cantemos himnos. Pensemos en lo que le duele a Morelia. Cuales son los graves problemas que tiene frente a sí, para que podamos empezar a imaginar soluciones. Especialmente a un año de elegir nuevo gobierno municipal, debemos empezar a hacer una lista de lo que importa.

images

Aunque sea una obviedad no podemos soslayar el problema de la seguridad pública en Morelia. Según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, los delitos de alto impacto se han disparado en el último año. Morelia tiene una policía creada apenas en el 2012. Desde que tener policía municipal es legalmente posible (2001) Fausto Vallejo (alcalde durante 7 de esos 11 años) se negó, Salvador López no lo consiguió y Manuel Nocetti finalmente la estableció. Apenas creada, parece que será engullida por el “mando único” en este formato impreciso y misterioso que nos receta el comisionado Alfredo Castillo. Es tarea pendiente.

imgres

Morelia como todos los municipios del país tiene graves problemas financieros y absoluta dependencia de las transferencias federales. El modelo de cobro del impuesto predial y de los servicios públicos es ineficiente y obsoleto. Las nuevas reglas del Ramo 33 y el convenio del “mando único” limitarán más los recursos. En particular Morelia sobrelleva la pesada carga financiera del OOAPAS, en buena parte derivada del contrato colectivo que ostenta su sindicato. Si bien las finanzas no están quebradas, si impiden la inversión pública al ritmo que la ciudad necesita, y esto no puede suplirse con deuda.

Ligado al tema financiero está el tema del desarrollo urbano, porque las ciudades recaudan dinero por habitante y lo gastan por metro cuadrado. En 30 años (1981 – 2011) la ciudad duplicó su población, pero su extensión alcanzó 2.6 el tamaño que tenía Morelia al inicio del periodo. Los servicios públicos incrementan su costo en ciudades dispersas y hoy el modelo urbano, les impone a los desarrolladores de vivienda costos que solo pueden amortizar abaratando la tierra y por tanto incrementando la distancia del centro a los nuevos desarrollos y dejando áreas desocupadas al interior de la ciudad. Esta circunstancias generan costos que todos pagamos, con impuestos y con calidad de vida, y que solo benefician a unos cuantos especuladores inmobiliarios. Tenemos que revisar el modelo de fondo y crear una política de ganancias justas y costos compartidos con quienes desarrollan vivienda.

images-1

Uno de los problemas más graves que nos ha traído la dispersión es la movilidad urbana. Equivocadamente hemos abordado solo partes del problema: el tráfico, el transporte o algunas vialidades. El problema es que no se piensa en que los desplazamientos de los morelianos para ir de sus casas a sus trabajos y demás ocupaciones, deben formar un sistema coherente que sea barato, no contaminante y que permita la inclusión social. Una de las peores muestras de lo mal que se aborda el tema de la movilidad son las “Wilyvías”, pretendidas ciclopistas trazadas con pintura verde deslavada, sin ton ni son, en algunas calles.

 Bj2vfuoCcAANhuE

Morelia es una zona conurbada pero no una metrópoli. Nuestro crecimiento desordenado ha alcanzado Tarímbaro, Charo y Álvaro Obregón. Pero Morelia no ha tomado responsabilidad ni liderazgo en la zona metropolitana y paga el precio por ello: es una de las ciudades más desfavorecidas en la distribución de fondos federales del rubro. La seguridad, el agua, los servicios y la movilidad urbana deben tener un enfoque metropolitano o no podrán sustentar un desarrollo suficiente para los morelianos.

No puedo omitir el tema de la lacerante pobreza urbana que viven vastas zonas de nuestra ciudad. En México los esfuerzos para combatir la pobreza urbana han sido archivados por el gobierno de Peña y el gobierno municipal nunca ha tenido una política de desarrollo humano. Hasta ahora el signo de la política social es el asistencialismo, y muchas colonias de Morelia sufren por falta de satisfactores mínimos y carecen de oportunidades de desarrollo cuando unos y otras parecieran estar al alcance de la mano.

 imgres-2

Finalmente, el gran tema de fondo. Morelia no ha definido una vocación económica, mucho menos ha emprendido un camino. La vocación turística como ciudad colonial ha alcanzado sus límites, es un mercado maduro que poco puede crecer. Si vamos a continuar por la vía del turismo necesitamos diversificar la oferta, mejorar la infraestructura, contar con más cuartos de hotel e invertir en atractivos específicos, como un centro de convenciones o un parque temático. Y si vamos a explorar otras alternativas como la agroindustrial o la logística debemos empezar a alinear la visión de ciudad, desde la planificación y construcción de infraestructura hasta la formación de profesionistas.

Celebramos 473 de la fundación de Morelia. Deberíamos regalarle algunas ideas para mejorar su futuro y hacerla más humana. Es el mejor regalo que podemos darnos.

*Este plano es una interpretación del Arq. Enrique Cervantes, de un croquis trazado en 1579. Fue tomado del sitio www.espejel.com, creación de Ricardo Espejel Cruz, a quien no tengo el gusto de conocer pero que felicito su espléndido trabajo de recopilación cartográfica.

Anuncios

Un comentario en “Chequeo rápido de una señora de 473 años

  1. Muy buenas tardes Sr. Toño Plaza, me parece muy atinado su comentario sobre el estado de salud de nuestra hermosa ciudad, aquejada de muchos males y en sus límites (como en el caso de la explotación turística) a causa de la falta de creatividad, ingenio e innovación.

    Le doy toda la razón respecto a la vocación de Morelia como polo turístico, el centro histórico ya perdió parte de su dignidad a causa de la transformación de algunos de sus palacetes y casonas en bares, cantinas y mal llamados antros o discotecas. Dicha oferta DEBE existir, pero no precisa de un marco decimonónico, podría crearse una zona dedicada a ello, otra (podría ser el Bosque Cuauhtemoc), dedicarse a un parque temático con representaciones de zonas arqueológicas y coloniales.

    En mi caso yo pongo mi granito de arena, que es mi página de internet y lo que investigo, próximamente subiré una galería de más de 100 litografías del siglo XIX y se duplicarán el número de planos en mi mapoteca virtual.

    Saludos!

    Ricardo Espejel Cruz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s