Ciegos, tontos, mezquinos y lo que falta

La semana pasada, el Gobernador de Michoacán hizo una de las más desafortunadas declaraciones de su prolongada carrera política, cuando afirmó que quienes no ven el “avance” en Michoacán son “ciegos, tontos o mezquinos”. Extraña de un político de ese nivel, rodeado de asesores y hábil para manejar la relación con los medios de comunicación un desplante como ése. Sin embargo, en el último año, hemos observado que la mecha del mandatario se ha vuelto más corta y le hemos visto reaccionar con enojo evidente ante críticas y descalificaciones.

Unknown-1

Otro episodio desafortunado fue cuando llamó a Luisa María Calderón “miserable” y “enferma del alma”, como reacción a una declaración de la senadora panista en relación con que existían rumores sobre la vinculación de uno de los hijos del Gobernador con la delincuencia organizada. Meses después cuando el rumor se refiere a la existencia de videos que demostrarían el hecho, Vallejo se ha mostrado mucho más mesurado en sus respuestas, si bien sigue negando estos hechos con vehemencia.

 Unknown

Cuando los cuestionamientos públicos se dieron en torno a su salud, Fausto Vallejo tampoco se mostro muy tolerante en sus respuestas. Se negó (y sigue haciéndolo) a dar información precisa y se refugió en un mal entendido derecho a la intimidad. Su última expresión al respecto fue un coloquial “ya chole” con esas preguntas.

En algún otro momento, Vallejo propuso dar un premio a los medios de comunicación que “hablaran bien de Michoacán”, y de castigar a los que “siempre hablan mal”. Esto es consistente con la línea que ha mantenido su gobierno de señalar que los medios, especialmente los nacionales, exageran los problemas del estado y que si todos destacaran lo bueno que tiene Michoacán las cosas estarían mejor. Esta postura, además de pueril, parece olvidar la naturaleza de la actividad periodística, pero más grave es tratar de incidir mediante zanahorias y garrotes sobre las líneas editoriales de los medios.

 Unknown-1

Sin duda estas reacciones son producto de cierta desesperación ante la dura realidad de Michoacán, que desentona absolutamente del discurso triunfal del gobierno. El problema de la comunicación gubernamental (en general) es que confunde las acciones con los resultados: desplegar nueve mil efectivos de las fuerzas federales en Michoacán es una acción, reducir el número de delitos es un resultado; construir comedores comunitarios es una acción, reducir el indicador de carencia alimentaria del Coneval es un resultado y al gobierno actual no le gusta que le digan que sus acciones no han producido resultados, al menos no todavía.

El 2014 es el año más violento en la historia de Michoacán desde 1998 según los datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que igualmente acreditan que los secuestros y las extorsiones que se incrementaron desde el último tercio del 2013 no han disminuido a pesar del Plan Michoacán. Morelia es la ciudad en que más se incrementó el número de homicidios dolosos hasta casi duplicarse. Esos son resultados hasta ahora, esperemos mejoren, pero en tanto no sea así no podemos documentar el optimismo.

El gobierno federal anunció la inversión de más de 45 mil millones de pesos en Michoacán, sin embargo, a la mitad del ejercicio fiscal muy pocas acciones están en curso y es ya evidente que el grueso de esos recursos corresponden a lo que el Presupuesto de Egresos de la Federación destina cada año para ejercerse en el Estado a través de los diferentes programas de gasto. Este resultado tampoco les gusta que se recuerde, pero en este tema, incluso las acciones están incompletas.

En su más reciente visita el Secretario de Hacienda Luis Videgaray señaló que el Gobierno Estatal ha ejercido menos del 20% de los recursos que a principio de año se otorgaron en una línea de crédito de Banobras, por aproximadamente 4,500 millones de pesos, que servirían para dar liquidez a la administración local, además de señalar un importante subejercicio de los recursos federales que están a cargo del gobierno estatal. Si aquí la inversión pública sería la acción y el mejoramiento de la actividad económica el resultado, pues estamos peor, porque ni la acciones se han ejecutado aún.

images-1

En este contexto se ha instalado el Comité Ciudadano para la evaluación del Plan Michoacán. Mal augurio que el día anterior se haya anticipado que el que no reconoce avances es ciego, tonto y mezquino. ¿Cómo podemos mejorar si todo señalamiento es recibido con intolerancia? ¿Quién se atreve a disentir, cuando hay premios para el que habla bien y castigos para el que habla mal? ¿Cómo puede la oposición acordar con un gobierno que reacciona con denuestos a los desacuerdos?

 images

Son todos estos malos datos para una democracia y preocupantes signos de deterioro de la capacidad de gobernar. La noticia además es peor, estamos a un año de las elecciones más numerosas de nuestra historia, en cuanto a puestos en disputa y los señalamientos y las críticas acaban de comenzar. Si esa será la postura del Gobernador Vallejo, tendremos un año de tormentas frecuentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s