La inminente renuncia de Fausto Vallejo

Todo texto tiene una vigencia temporal. Algunos – los menos – son para la historia. Otros – los más – para el olvido. Este texto tendrá menos vida que algunos insectos, dentro de unas horas será obsoleto, pues versa sobre la continuidad o el retiro de Fausto Vallejo como Gobernador de Michoacán. Sencillamente plasma la respuesta a una pregunta ¿qué está en juego con la permanencia/retiro de Fausto? Como diríamos en inglés, usando un vocablo sin traducción exacta y absolutamente preciso en este caso: what is at stake?

Si sobre el caso se pudiera apostar en Las Vegas, la abrumadora mayoría sería a favor del retiro del actual Gobernador Vallejo que parece estar en jaque mate. Enfermo, con su elección deslegitimada por haber recibido el apoyo de Los Caballeros Templarios, su secretario de gobierno y principal operador sujeto a proceso por vínculo con la misma organización delictiva, con videos y fotografías de su hijo menor en compañía de Servando Gómez circulando en internet, con un gobierno quebrado, intervenido por la Federación a través de un comisionado metalegal que ejerce todos los poderes a su entera discreción y en caída libre en las encuestas de opinión pública.

Fausto está donde nunca se había encontrado, en la absoluta adversidad política y desprovisto de los recursos que siempre utilizó para impulsar su larga carrera: dinero y una opinión pública favorable. Sin embargo hay factores que contrapesan lo anterior. El primero es que la decisión de abandonar el cargo es personalísima, y con su apresurado regreso del año pasado, ya nos demostró que tiene la voluntad de mantenerse en el poder contra viento y marea. Los rumores sobre los vínculos delictivos de sus hijos no son ninguna novedad, el arresto de Jesús Reyna lleva ya varios meses y se ha deslindado hasta el cansancio.

La debilidad de su salud y la quiebra de las finanzas lo han acompañado desde que tomó posesión y la presencia de la Federación se ha vuelto parte del paisaje. Es decir, ninguno de los factores en sí mismo es nuevo, excepto la incipiente evidencia en contra de Rodrigo Vallejo y el desplome en las encuestas, que en sí mismos no le obligarían a renunciar, es decir que si Vallejo se va, será porque todos esos factores fueron evaluados y se habría decidido su salida por el Presidente Peña Nieto en persona.

Lo que también juega a favor de la permanencia de Vallejo es el análisis del día después. Primero no existe en Michoacán un político, un cuadro priísta que asuma la gubernatura y resuelva los problemas políticos existentes. Durante el gobierno de Fausto y especialmente tras el interinato de Reyna y su regreso, las alianzas que lo llevaron al poder se rompieron. Los grupos del PRI mantienen hoy una encendida disputa en Michoacán, que estaría presente en la definición de la suplencia de la gubernatura, y agravada por la intensión del Comisionado Castillo de que se designe alguien a modo.

Los personajes que pudieran ocupar la gubernatura, tampoco tienen la capacidad de revertir el deterioro que el Gobierno estatal, el PRI y sus representantes han sufrido en la evaluación de los ciudadanos, tema que sin duda tiene peso específico en la decisión. Igualmente hay que considerar el nombramiento del abanderado priísta para la elección del 2015, pues si no se opta por un personaje que sea totalmente inocuo a la definición, ésta tendría que anticiparse considerablemente.

En conclusión, la decisión no es sencilla. El apresurado regreso del chequeo médico hace pensar que la salida es inminente, pero no por ello carecería de costos. Si se da la salida quiere decir también que Fausto Vallejo ha agotado su margen de negociación y está tomando los restos del naufragio. También es evidente que no tendrá ninguna injerencia en el nombramiento de su sucesor.

El hecho marcaría también un duro descalabro para el Presidente Peña y para el Comisionado Castillo que habrían sido incapaces de detener el incendio político de uno de sus gobernadores. La llegada a la gubernatura de un interino débil, si bien marcaría la consolidación del poder absoluto en manos de Castillo, sería en forma transitoria, pues su presencia una vez iniciado el proceso electoral se antoja imposible, por lo que el nombramiento de un gobernador sustituto es el primer paso de una ruta de salida para los mexiquenses.

Y aunque éstas no son profecías, las revisamos la próxima semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s