Yo, feminista

Para Sofía y Andrea

A lo largo de mi vida, creo que más por enojo o antipatía, más de alguna mujer me ha lanzado a la cara el epíteto de misógino o machista. Nunca me he considerado tal. Creo que mi mérito es poco pues mi generación creció en un entorno en que las mujeres trabajan, opinan, votan, van a la escuela, viven solas, tienen dinero, tienen hijos sin casarse, compiten para cargos públicos y un venturosamente largo etcétera, que también podría traducirse en cosas que ya no ocurren en mi entorno personal: mujeres esclavizadas, niñas discriminadas, esposas golpeadas y otras calamidades que muchas mujeres siguen sufriendo en todos lados, incluso a la vuelta de la esquina.

Decía que en lo personal nunca he visto a ninguna mujer como inferior ni he considerado que por el hecho de su sexo tenga destinado un lugar distinto al de los varones. Mentiría si negara que he contado muchos chistes machistas como lo que son, despropósitos que buscan hacer reir, y creo que el contarlos como tales acredita que se piensa lo contrario, pero en fin, tampoco podría reputarme como un activista de la causa de las mujeres en la búsqueda de la igualdad y sí confieso que hay en mi vida un hecho que me cambió: en el 2010 nació mi hija Sofía y ahora, hace apenas un mes nació mi hija Andrea. Ahora no puedo entender que el padre de una hija no se comprometa a luchar porque ella viva en un mundo sin límites impuestos por su condición humana. Porque ser mujer – al igual que ser varón – es exactamente eso. No se puede ser humano sin ser varón o mujer.

Las mujeres son más que los hombres, viven más años, trabajan más horas, viven la exigente maternidad y además tienen que enfrentar las adversidades que un mundo construido desde hace milenios sin ellas, les impone. Por eso nuestras vidas giran siempre en torno a mujeres, y cuando no, se vuelven vacías y tristes. Y por eso las vidas de esas mujeres que son centros de gravedad y ejes de su mundo nos parecen tan impresionantes, frecuentemente arduas, a veces dolorosas, pero nunca irrelevantes.

Aunque celebro la relevancia que ha tomado, no me gusta el tono rosado y socialité que se le da recientemente al Día Internacional de la Mujer. Quizá el primer ejemplo de nuestra misoginia cultural sea que felicitemos a otro ser humano por pertenecer a un sexo determinado. ¡Vaya acierto de aquél espermatozoide cargar un cromosoma XX! Es un día que debe servir para recordar una causa, y una que no ha sido fácil. El acontecimiento tiene como antecedente directo la muerte de 146 mujeres en una fábrica de Nueva York en la que laboraban en condiciones infrahumanas y la lucha de sindicatos y organizaciones sociales por cambiar, primero cuestiones laborales. Es un día originado por el dolor y la indignación ante la rapacidad de los salvajes capitalistas de ese tiempo.

El Día de la Mujer es así una ocasión para declararme feminista: creo en la necesidad absoluta de que en la sociedad existan las condiciones para que las mujeres puedan acceder a una vida plena de derechos y oportunidades no en igualdad con los hombres porque no somos iguales, ellas son diferentes y requieren condiciones diferentes, es una obviedad que no siempre reconocemos a la hora de diseñar las reglas de nuestra sociedad. Creo en las acciones afirmativas en la política, en la necesidad de abrir espacios para forzar su inclusión, pues nunca competirían en condiciones iguales, pero mucho más creo que la gran batalla por la equidad, sigue estando en el mundo laboral y relacionada al tema de la maternidad. Antes, en el embarazo y en el cuidado de los hijos la mujer debe tener condiciones que no la lleven a elegir entre tener una familia o una vida profesional exitosa, los hombres nunca hemos enfrentado esa disyuntiva y ellas no tienen porque sufrirla.

Y estoy totalmente convencido que promover la equidad entre mujeres y varones es un tema de humanidad, de justicia, de necesidad. Sí, ser feminista es cosa de hombres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s