Renuncia al Partido Acción Nacional

Hola amigas y amigos, hoy a través de este medio me dirijo a ustedes para compartirles una decisión muy importante y sus razones.

Aquí el video

Inicié mi participación en Acción Nacional en 1995, y a a ustedes les consta que desde entonces no dejé de trabajar por esta causa con todas mis fuerzas. En el PAN, me formé en un humanismo democrático, solidario y liberal, cuyos principios y valores defenderé mientras tenga fuerzas, pero hoy, la dirigencia del partido lo ha llevado muy lejos de los valores de sus fundadores, entre los que también se encuentra mi padre, Eduardo Plaza Luviano.

Así que con pesar, es hoy y de esta manera, cuando hago pública mi renuncia a la militancia en el Partido Acción Nacional. Hoy, no cuando otros quisieran haberme echado por la puerta de atrás como si tuviera algo de qué avergonzarme.

Me voy del PAN porque quienes detentan su dirigencia han traicionado a los ciudadanos y abandonado en la práctica los principios de doctrina. El PAN obtuvo el pasado siete de junio el peor resultado electoral desde que los votos se cuentan y se respetan. El PAN perdió el apoyo de los ciudadanos porque abandonó su esencia. Se perdieron los motivos espirituales y por eso esta derrota no es una coyuntura.

Hoy el partido lo controlan los que ganan perdiendo, los que se quedan con las prerrogativas y con las diputaciones pluris, desde donde piden moches y tranzan. Ahí no hay lugar para mi.

Viví un ciclo de veinte años, en que una generación de mexicanos quisimos transformar a México, usando al Partido Acción Nacional como instrumento, tal como lo diseño Gómez Morín, no como un fin en sí mismo, y en parte tuvimos éxito.

Me voy del PAN profundamente agradecido, especialmente por la formación que recibí, por el honor de haber podido representar a otros mexicanos, por las oportunidades de cambiar la realidad que tuve y aproveché.

Me voy del PAN triste, porque en Michoacán no pudimos lograr en este ciclo una gubernatura que fuera un cambio verdadero, y también porque ahora veo mis esfuerzos para recuperar su dignidad y la vigencia de sus principios han resultado insuficientes.

Esa tarea dejó de corresponderme el día que puse mis esfuerzos en el proyecto de un candidato independiente. Creo que a través de este camino podemos sacudir este tripartidismo autoritario y corrupto en que devino la transición democrática. No es el único, y quizá tampoco sea el mejor, pero es el que por ahora tengo a mi alcance y esta vez me toca como en el poema de Kipling “ver las cosas por las que di mi vida, rotas, y doblarme a reconstruirlas con las herramientas maltrechas”, porque esas cosas siguen valiendo la pena, porque no son otras que las que permiten que tengamos una sociedad libre, justa y próspera en la que mis hijas y los hijos de todos puedan vivir mejor.

Me voy del PAN con la serenidad del deber cumplido y con renovadas fuerzas de seguir trabajando por el respeto de la dignidad humana y la construcción del bien común, por la democracia y la ciudadanía, desde una nueva trinchera.

Me voy del PAN con esperanza, porque conozco a muchos buenos panistas, hombres y mujeres, que se quedan para seguir dando la batalla por estos mismos ideales y porque sé que con ustedes nos volveremos a encontrar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s