Michoacán a medio río

Con más pena que gloria han transcurrido 24 de los 44 meses de la administración de Fausto Vallejo al frente del Gobierno de Michoacán. No solo por lo breve de la administración o por la mala salud del mandatario, que lo obligara a estar de licencia una cuarta parte de ese tiempo. El gobierno actual se ha caracterizado por la parálisis, el desacierto y la incapacidad. Los problemas heredados no se han resuelto, se han agravado y el sello de la administración ha sido la contención.

images

Culpar en exclusiva del lamentable estado de Michoacán a Fausto Vallejo y su gobierno sería desproporcionado. Nuestro Estado ocupa desde hace mucho tiempo los últimos lugares en los índices nacionales que refieren progreso y los primeros en los que refieren atraso y conflicto.

En Michoacán, sin definiciones estratégicas sobre su destino, la inversión en infraestructura ha sido magra y errática por décadas. Las condiciones de pobreza y marginación han permitido el crecimiento de los conflictos sociales y de la delincuencia, y ambas con la complicidad de sucesivos gobiernos se volvieron inmanejables. Aunado a ello, las malas administraciones endeudaron sin provecho al gobierno, destruyeron sus capacidades y la crisis de las finanzas públicas terminó por contagiarse a la economía local.

Entonces ¿cuál es el papel del actual gobierno en esta triste historia?

Su incapacidad para romper con las inercias, ya no digamos en generar una estrategia de prosperidad, sino en atajar los vicios recibidos e iniciar su corrección. Pero el gobierno de Fausto Vallejo buscó refugio ante la tormenta y decidió esperar que transcurriera su breve mandato, aprovechando lo bueno, ejecutando pequeñas acciones bien vistas por la sociedad y conteniendo los problemas, tal como hizo cada vez que fue alcalde de Morelia. Lo que no consideró es que la dimensión de los problemas estatales era muy distinta de los problemas de la capital y que además, estos se habían catalizado con algunos hechos fortuitos, hasta volverse inmanejables.

images-3

Fausto Vallejo siempre rehuyó el tema de seguridad. En su último periodo como alcalde de Morelia incluso trató de regresar la corporación de tránsito municipal al Gobierno Estatal. Pero ya como gobernador tuvo que enfrentar una delincuencia que había crecido al amparo de complicidades y en medio de la pobreza del Estado, y eludió el problema hasta que los grupos de autodefensa pusieron el estado al borde de la ingobernabilidad. Ahora como gobernador le ha cedido a la Federación el manejo de la seguridad, pero su responsabilidad en el tema es inevitable.

images-4

El actual gobernador en sus encargos como alcalde siempre dispuso de abundantes recursos y de finanzas sanas. En sus cargos anteriores, él tomaba los créditos y ejecutaba las obras, las siguientes administraciones pagaban. En el Gobierno del Estado le ocurrió al revés. La deuda ilegal y tóxica heredada por Leonel Godoy asfixió rápidamente su administración, que ha sido incapaz de reestructurar los pasivos, pagar las obligaciones y determinar las responsabilidades de sus predecesores. El botón de muestra: tres secretarios de administración en 24 meses.

Fausto Vallejo siempre manejó bien los grupos de presión. Entre la disponibilidad de recursos y la alianza política mantuvo de su lado a comerciantes ambulantes, recolectores de basura, Antorcha Campesina y demás especies de organizaciones. Pero la CNTE es otra historia. Acostumbrada a las prebendas que le concedieron las administraciones perredistas y sin ninguna posibilidad de alianza política, espoleada por la reforma educativa de Peña Nieto, los maestros y sus aliados le han planteado al gobernador un dilema que no atina a resolver. Entre otras cosas porque aplicar la ley no está en su ADN.

images-2

Sin ser los únicos, estos tres factores detonaron la crisis de gobernabilidad que concluyó con la intervención del Gobierno Federal y el nombramiento de un funcionario con atribuciones metaconstitucionales, sin precedente en nuestra historia moderna. En Michoacán se estrena el nuevo modelo de control del Presidente a los gobernadores. Fausto repite como un mantra que no ha sido desplazado y que no está supeditado a Alfredo Castillo. Creo que pretende convencerse a sí mismo.

images-1

No es fortuito que la publicidad estatal refiera como su mayor logro el apoyo del Presidente Peña. Para el náufrago el mayor éxito es sobrevivir. El apoyo fue tardío en materia de seguridad. Prevalecía la idea de “cambiar de estrategia”. El apoyo de gasto e inversión es insuficiente y su anuncio, tramposo. Los 45,500 millones de pesos son los mismos que año con año la Federación gasta en Michoacán, como parte de sus programas ordinarios. Más de la mitad de ese dinero ya está incluido en el Presupuesto del Estado para pagar los rubros de educación, salud y seguridad. Las estimaciones de apoyo adicional oscilan entre el 3 y el 5% de esa cifra, no más de 2000 millones.

Las nubes de tormenta siguen ahí. En los 20 meses  que restan al Gobernador Vallejo no parece que las cosas vayan a mejorar y todavía puede ser que nos tengan reservada alguna sorpresa. Pero, parafraseando al Maquío, es momento de dejar de llorar por lo que no fue y empezar a pensar, a construir el Michoacán que todavía puede ser y que es muy claro, que no vendrá del gobierno.

Anuncios

Peña Nieto cambia de rumbo

Como cada septiembre el Presidente de la República ha presentado su informe de gobierno. Como desde el 2006, el informe se presenta no ante el Congreso de la Unión sino ante las cámaras de televisión en un acto ad hoc. Los poderes cada loco con su tema. Como es frecuente en el primer informe de todo presidente, presentado sólo nueve meses después de su asunción del cargo, las notas están más en lo que viene que en lo realizado. En el caso del Presidente Peña, lo que estamos viendo es un esfuerzo por sostener su narrativa de gobierno eficaz, que está en seria duda y por otra parte un paso al frente para mantener apoyo entre los sectores de menor ingreso, especialmente frente a la perspectiva de no perder electores ante los partidos de la izquierda.

images-1

Me explico. Peña obtuvo los votos que lo llevaron a la Presidencia de una amplia variedad de electores entre los que destacan un nutrido grupo perteneciente a la clase media, temerosa del radicalismo de López Obrador y desencantada del PAN. Este grupo, es particularmente importante, pues son votantes independientes, que difícilmente pueden ser manejados como una clientela corporativa. Para ellos es el discurso de “mover a México” y la reforma educativa, que según las mediciones de la aprobación del Presidente es su punto más fuerte.

Sin embargo, Peña ha pagado un elevado costo político por pasar esa reforma, sin romper con el PRD que se ha visto presionado por uno de sus más poderosos y antiguos aliados: la CNTE. Por otro lado, la presentación de la reforma petrolera, modificando la Constitución ha llevado al límite los consensos con ese partido que se debate entre su necesidad de diferenciarse del radicalismo de López Obrador y su posición histórica en el tema. Si en la reforma educativa el mensaje fue para la clase media, en la reforma energética, el mensaje presidencial apunta a sectores más populares cuyo concepto de nacionalismo incluye el monopolio energético.

images-5

Por eso la propuesta de reforma hacendaria se trazó para complacer al PRD, y quizá al sector más conservador del PRI. El rechazar el IVA universal que hubiera permitido ampliar la base de contribuyentes y gravar la economía informal, se asume la bandera que como oposición estos partidos enarbolaron contra las administraciones panistas. La reforma hacendaria, tiene algunos méritos, pero no transforma el sistema impositivo mexicano, cuando mucho nos dará una mejor versión del modelo insuficiente y mediocre en que estamos atrapados desde hace décadas y que aumenta la carga de los mismos contribuyentes.

Sin embargo la necesidad de incrementar los recursos gubernamentales subsiste. Y al gobierno de Peña le urge, especialmente para impulsar temas como la pensión universal o el seguro de desempleo que prometió en campaña y para tratar de evitar desesperadamente que la Cruzada contra el Hambre tenga el rotundo fracaso al que se encamina, cuando se presente la siguiente medición bianual de la pobreza.

También urge reactivar la economía tras el primer gran fracaso de la administración que tuvo que corregir la previsión de crecimiento del PIB y aceptar que en el 2013, este rondará el 1.5% anual. Especialmente cuando entre las causas de la desaceleración de la economía está el mayor subejercicio del gasto público registrado en años, aun para un primer año de gobierno, y que en el pasado era objeto de duras críticas del PRI.

images-4

Por eso hay un golpe de timón y el compromiso de déficit cero no cumplió ni su primer aniversario. El gobierno necesita dinero pronto, sin costo político, así que otra vez vamos a la deuda. Este viraje no es menor. En resumen estamos viendo un Presidente que se encamina a complacer a sus opositores de izquierda, para restañar las heridas de sus primaras acciones de gobierno y que se aleja de una clase media que desencantada del PAN le había apoyado desde la elección y la que había dirigido su estrategia durante todo el año.

images-3

Las encuestas nos ayudan a entender. Peña llegó a su Primer Informe con la aprobación (56%) más baja para ese momento desde Ernesto Zedillo, que enfrentaba la peor crisis de nuestra historia reciente, con un desacuerdo en ascenso (41% vs. 34 en diciembre)con la credibilidad en negativo (42% le cree vs. 53% que no), dato inusual para este momento del sexenio. Históricamente la evaluación previa al primer informe es la mejor de cualquier presidente, con lo que es comprensible la preocupación en Los Pinos, cuya siguiente gran aduana es la elección de julio del 2015.

Ante los hechos, Peña y el PRI cambiarán de receta. Dejan atrás la etapa de buscar la complacencia de las clases medias y los electores independientes, que son sin duda los más difíciles de persuadir y se reorientan a consolidar el voto de sectores de menor ingreso y nivel educativo. Para ello requieren más dinero en sus programas sociales sin cambiar el modelo de cobro de impuestos. La narrativa perfecta fue descarrilada por la realidad en menos de un año. Preparémonos para el regreso de la maquinaria electoral impulsada por el gasto público soportado en déficit.

images-2

Todos juegan el juego de la CNTE

La CNTE, tan conocida para los michoacanos y tan desconocida para la mayoría de los mexicanos, especialmente en la Ciudad de México saltó en unos pocos días a la escena nacional. Por supuesto para esa mayoría de desconocedores, los actos de la CNTE resultan burdos y le dan la más simple interpretación: los maestros de las entidades con el peor desempeño educativo se oponen en forma pedestre a ser evaluados. Pero la CNTE es un movimiento magisterial de larga historia, con un largo y retorcido colmillo político, experta en enfrentar a los gobiernos de todo sino y con vastos recursos propios.

Para muchos resulta incomprensible que la CNTE se oponga a una reforma que ya está en curso, merced a la cual se ha modificado ya el texto constitucional y que cuenta con el respaldo casi unánime de los partidos políticos. Pero la oposición callejera de la Coordinadora dista mucho de ser una necedad. Para esta organización – un típico grupo de presión según el librito del análisis político – representa una oportunidad de oro para fortalecerse y ampliar su influencia. Comparto algunas razones.

La primera conclusión que salta a la vista es que el gobierno de Peña Nieto subestimó a la CNTE. Cuando planificó la estrategia política para sacar adelante la reforma educativa se concentró en el SNTE y diseñó un golpe fulminante contra Elba Esther Gordillo que desmovilizó a la organización y le dejó una dirigencia con la que negociar a modo, pero se olvidó de la disidencia de la propia Gordillo, que ha combatido a la cúpula sindical desde tiempos de su antecesor Carlos Jongitud Barrios y que en su caída y en la pasividad del SNTE ve una oportunidad de avanzar en su lucha por el control del sindicato, al interior del cual, a pesar de la conformidad mostrada con la reforma existe desconfianza de la misma.

La CNTE ha sido un socio permanente de la izquierda al igual que otros sindicatos y organizaciones de base del país. Durante más de dos décadas todas esas fuerzas fueron comandadas sin duda por el PRD quien enarbolaba sin cortapisa sus banderas por radicales que estas fueran. Pero hoy el liderazgo de la izquierda está en disputa. La escisión de López Obrador y la fundación de Morena tiene al PRD en vilo. El Movimiento Ciudadano y el PT están más cerca de Morena, al igual que muchos de los movimientos sociales y sindicales. Los actuales dirigentes perredistas para diferenciarse de AMLO han optado por una posición más de centro y una estrategia de conciliación, pero eso puede llevarlos a distanciarse de socios tradicionales como la CNTE.

Así la Coordinadora tiene dos razones para manifestarse con virulencia en este momento. Para demostrar al PRD y a Morena sus capacidades de movilización y de negociación, para recordarles que es un aliado valioso, quizá indispensable y que sin su estructura retener los gobiernos de Guerrero y Oaxaca, o recuperar el de Michoacán es impensable. Para recordarles que sus dirigentes quieren seguir ocupando posiciones clave en las directivas partidistas y beneficiándose de candidaturas y cargos de elección popular como hasta ahora, y que están listos para escuchar las propuestas de uno y otro bando de la fragmentada izquierda.

Por otro lado – la segunda razón – la CNTE está poniendo a prueba a su aliado histórico. La participación en el Pacto por México y las alianzas electorales con el PAN no son de su total agrado, menos tras la aprobación en fast track de la reforma constitucional en materia educativa y lo que se suponía se replicaría con las leyes secundarias. Por eso la Coordinadora ha dado un manotazo en la mesa, le está diciendo al PRD que no está dispuesto a ir con ellos más allá, especialmente cuando Morena levanta sin reparos las banderas opositoras a la reforma educativa y vela armas de cara a las reformas energética y fiscal. Está poniendo a prueba a Mancera como gobernante emanado del PRD quien todavía le sopla al jocoque después de hechos como los del primero de diciembre y el 10 de junio en que manifestaciones de grupos radicales de izquierda terminaron mal.

Por supuesto, ya encarrerados, los maestros disidentes están poniendo a prueba al gobierno federal, son la avanzada de lo que vendrá con las reformas energética y fiscal. Y de pasada le están dando una sacudida (otra más) al Pacto por México, que para mantener al PRD, cuya permanencia pende de alfileres, ha impulsado una amplia tolerancia a las acciones de la Coordinadora y le ha dado ya una victoria legislativa difiriendo la discusión de la Ley del Servicio Profesional Docente, la joya de la reforma, para molestia del PAN con lo que el ataque al Pacto se magnifica.

Como ustedes pueden ver, la CNTE ha puesto en marcha una estrategia que le reporta dividendos en múltiples frentes y amplia su poder en el seno de las izquierdas. Por tanto podemos esperar que sus movilizaciones escalen, pero administrando los tiempos con frío cálculo para seguir maximizando su renta política. Recurso y tiempo le sobran, actúa por su cuenta y le ha puesto el tablero al PRD y hasta al Gobierno Federal para que jueguen su juego.

No rotundo a las plazas automáticas

En Michoacán se juntaron el hambre y las ganas de comer. A la añeja problemática de las normales rurales y al conflicto magisterial entre la CNTE y el SNTE se sumó la aprobación triunfalista de la reforma constitucional en materia educativa, defenestración de Elba Esther Gordillo incluida, que trajo una violenta reacción de los grupos más radicales de la CNTE y las normales rurales en varios estados del país. Frente a ellos un gobierno estatal débil en todos aspectos: un periodo brevísimo, una elección cuestionada, sin margen de maniobra financiera, desorden administrativo, deuda, territorios casi en manos del narco y un gobernador enfermo, más lo que se acumule.   images-2

Pero centremos en uno de los hitos del problema. La entrega o no de 1200 plazas a los egresados de las normales del Estado. Este punto se ha tornado en el centro del conflicto primero porque de su favorable resolución depende la sobrevivencia del movimiento de los normalistas. Jóvenes con pocas oportunidades se inscriben en estas escuelas con la promesa de que obtendrán tras unos cuantos años una codiciada plaza en el magisterio, que podrán cambiar, vender y heredar, un bien propio, no un encargo público, ni siquiera un empleo, un verdadero patrimonio. Por eso están dispuestos a pelear, a protestar, a infringir la ley, a cometer actos vandálicos, a secuestrar policías.

Por el otro lado Michoacán y México no necesitan muchos más docentes. Hemos llegado a la cobertura universal, es decir hay un lugar en una escuela para cada niño en edad de asistir a ella, y la población en edad escolar y por lo tanto la demanda de espacios en primaria se reduce cada año y continuará así hasta estabilizarse. No puede pensarse que se necesite incrementar el número de docentes de primaria en un horizonte de 50 años, y yo pienso que esto no sucederá.

images-1

Nuestro problema no es de cobertura de educación primaria, es de calidad, pero como no podemos deshacernos de los malos maestros, ni con la reforma educativa, pues la demanda de nuevos docentes de educación básica es a tasa de reposición, es decir sustituyendo a los que dejan su espacio. La OCDE recomendó a México reducir la matrícula de las escuelas normales, lo que ha ocurrido en el país desde el 2010 con excepción de un estado, Michoacán, donde incluso los líderes de estos movimientos se ufanan de haber incrementado el número de alumnos.

Como ocurre con frecuencia, la necedad impide ver otras oportunidades. La demanda de docentes está en la educación media, especialmente en la educación media superior, donde abunda los profesores que no son docentes de carrera, sino profesionistas de otros ramos que se dedican a impartir clase, porque los profesionales de la educación están en las calles disputándose como un botín, un mercado laboral que inevitablemente se reduce. También porque dar clases en secundaria y preparatoria es una tarea más demandante que muchos de estos maestros no desean asumir. Quizá se darán cuenta cuando la curva poblacional de jóvenes se haya ido como ya se fue la de niños pequeños.

images

Otro aspecto que debe quedar claro es que el gobierno mexicano no puede invertir en educación más de lo que ya invierte. Nuestro gasto educativo es uno de los más altos de la OCDE y del mundo, la mayor parte se va en sueldos y prestaciones de maestros de educación básica, lo cual debe cambiar, para que el gasto educativo se mueva junto con la población demandante a la educación media y superior, y se centre en mejorar no solo la calidad de la educación básica sino las condiciones en que esta se imparte, poniendo especial atención en la generación de oportunidades de acceso al mundo digital: computadoras e internet o tendremos un país de analfabetas funcionales.

Cuando inició su gobierno, Fausto Vallejo diagnosticó correctamente que el problema financiero del estado y el problema de las plazas, sueldos y prestaciones de los maestros de educación básica estaba íntimamente ligado. Debiera actuar en consecuencia. Su gobierno – si es que sigue siendo su gobierno – tiene escaso margen de maniobra para legar obras de infraestructura, podría legarnos la solución definitiva de un problema de muchos años que se agravó con la complacencia y miopía de las administraciones perredistas.

Unknown

El gobierno estatal debe negar las plazas automáticas, sin duda alguna, y como consecuencia de ello reducir la matrícula de las normales e incluso plantearse el cierre definitivo de las normales rurales. En paralelo debiera explorar como brindar alternativas a los jóvenes en zonas rurales y como destinar recursos a las necesidades reales del sector educativo que son calidad y tecnología, y no seguirlos malgastando en sostener privilegios que existen al cobijo de enclaves autoritarios.